Se trata de una terapia sustitutiva que prevé la depuración de la sangre del paciente , de tal forma que compensa las funciones normalmente realizadas por los riñones y deterioradas irreversiblemente. Esto se hace a través de un aparato llamado riñón artificial , conectado al paciente por un sistema de circulación sanguínea extracorpórea: líneas y filtro.

Es un tratamiento que se basa sobre todo en el principio físico de difusión: este principio permite el intercambio de sustancias entre dos compartimentos, sangre y dializado, divididos por una membrana semipermeable ensamblada en el interior del filtro, de modo que las sustancias sustancias tóxicas pasan del torrente sanguíneo al dializado y posteriormente se eliminan .

Por otro lado, la mayoría de las sustancias esenciales para el organismo no se liberan. Esto permite obtener un resultado óptimo para el paciente . Este procedimiento se realiza con total tranquilidad, a los efectos de los sistemas de seguridad con los que está equipado el equipo y de la dilatada experiencia del personal médico y paramédico de nuestros centros.