Es un método que permite obtener un resultado especialmente ventajoso para el rendimiento óptimo del tratamiento de la enfermedad renal crónica .

En este caso, se utilizan filtros cuyas membranas involucradas en los procesos osmóticos, gracias a una estructura arquitectónica particular, permiten la eliminación , del torrente sanguíneo, incluso de las moléculas tóxicas de mayor tamaño.

Es fácil comprender cómo lo anterior representa una ventaja concreta más para la salud del paciente, que se beneficiará de una eliminación más precisa y eficaz de las toxinas.