Es una técnica basada en el principio físico de convección (las sustancias tóxicas son arrastradas a través de las membranas por grandes cantidades de agua) y difusión.

Los avances científicos, recibidos e implementados en nuestras clínicas, permiten que este método actúe con eficacia depurativa gracias a la eliminación , en este caso, de solutos de bajo peso molecular y de medios – compuestos moleculares, por lo que es comprensible la especial importancia de este método que, como los demás y en línea con la investigación científica, presta cada vez más atención a la necesidad de obtener una depuración de sangre sometida a tratamientos lo más próximos al realizado por riñones sanos.

Al igual que la hemodiálisis de alto flujo, está destinada a un tipo particular de paciente.